Los alimentos kosher se dividen en tres categorías: cárnicos, lácteos y pareve. Las siguientes descripciones ofrecen información práctica sobre cómo se puede clasificar su producto o establecimiento.

CÁRNICOS

Toda la carne, las aves de corral y sus productos derivados, como huesos, sopas o salsas se ​​clasifican como cárnicos. De este modo, se incluyen los productos que contienen derivados de carne o aves, tales como las cápsulas de hígado.

Los artículos designados en la categoría de “Cárnicos” deben cumplir con los siguientes requisitos para ser considerados kosher:

  • La carne kosher debe provenir de un animal que mastique su bolo alimenticio y tenga pezuñas hendidas. (Las vacas, ovejas y cabras son kosher; los conejos, canguros y zorros no lo son).
  • Las aves kosher se identifican mediante una tradición universalmente aceptada e incluyen las especies domesticadas de pollos, gallinas de Cornualles, patos, gansos y pavos. La Torá nombra las especies de aves que están prohibidas, incluidas todas las aves rapaces y carroñeras.
  • Los animales y las aves deben ser sacrificados con precisión y examinados por un shochet experto, una persona ampliamente capacitada en los rituales de sacrificio kosher.
  • Las porciones permitidas de animales y aves deben estar debidamente preparadas (remojadas y con todo rastro de sangre eliminado) antes de cocinarse.
  • Todos los utensilios utilizados en el sacrificio, la limpieza, la preparación y el envasado deben ser kosher.
LÁCTEOS

Todos los alimentos derivados de la leche o que contengan leche se clasifican como productos lácteos, incluida la leche, la mantequilla, el yogur y todo tipo de queso: duro, suave y en crema. Incluso una pequeña cantidad de leche puede hacer que un alimento sea considerado como lácteo.

Los productos lácteos deben cumplir con los siguientes criterios para poder obtener la certificación kosher:

  • Deben proceder de un animal kosher.
  • Todos los ingredientes deben ser kosher y estar libres de derivados cárnicos. (El cuajo convencional, la gelatina, etc., son de origen animal y no pueden utilizarse en los productos lácteos kosher.)
  • Estos deben ser producidos, procesados ​​y envasados ​​en equipos kosher.
PAREVE

Los alimentos que no son ni cárnicos ni lácteos se llaman pareve. Los alimentos pareve comunes son huevos, pescado, frutas, verduras, cereales, jugos no procesados, pastas, refrescos, café, té y diversos dulces y bocadillos.

El pareve presenta menos complejidad kosher que los cárnicos o los productos lácteos, pero hay ciertos puntos que deben conocerse:

  • Los alimentos pueden perder su condición pareve si se procesan en equipos para carne o productos lácteos, o si se utilizan aditivos. El chocolate puro, las galletas y otros bocadillos no se pueden procesar con la carne o los alimentos cárnicos, a menos que estos tengan la certificación pareve.
  • Ciertas frutas, verduras y granos deben revisarse para detectar si hay presencia de pequeños insectos y larvas, los cuales no son kosher.
  • Los huevos deben revisarse para detectar si hay presencia de puntos de sangre, los cuales no son kosher.
Notas kosher adicionales

Hay muchas criaturas que no son kosher, incluida la mayoría de mariscos (salvo el pescado kosher), insectos, roedores, animales silvestres y sus derivados.

EL VINO: Una regla especial regula la producción de vino. Incluso si todos los ingredientes del vino son de origen kosher, éste es kosher sólo si la producción se ha llevado a cabo exclusivamente por judíos observantes de la Torá.

LA PASCUA JUDÍA: La celebración judía de ocho días de la Pascua consiste en un conjunto único de leyes kosher. Ningún producto leudado ni sus derivados pueden ser consumidos durante la Pascua, incluso si el resto del año son kosher.